Home Hogar Cómo conservar la albahaca fresca

Cómo conservar la albahaca fresca

Cómo conservar la albahaca fresca

Hoy te enseño cuatro formas fáciles de conservar la albahaca fresca durante todo el año: congelando las hojas enteras, en pure y secas. Aprende como hacerlo.

Si quieres albahaca entera y sin adulterar, estás son las mejores formas de preservarla.

Cómo conservar la albahaca fresca durante todo el año

1. Cubos de albahaca

La forma más eficiente de preservar la albahaca es congelarla haciendo cubos de albahaca. Puedes usarla en sopas justo antes de servir para dar un toque aromático.

Procedimiento:

  • Simplemente corta la albahaca en un procesador de alimentos o con un cuchillo.
  • Agrega suficiente aceite o agua para cubrir las hojas. Estás buscando la consistencia de una pasta espesa. La proporción debe ser cuatro medidas de albahaca a una medida de aceite.
  • Coloca la mezcla de hierbas en bandejas de cubitos de hielo, congela y luego transfiérelas a bolsas congeladoras bien selladas.

2. Congela las hojas enteras.

Puedes usar la albahaca congelada exactamente como lo harías con hojas frescas. Las hojas se encogerán a medida que se congelen, por lo tanto, taza por taza, planea usar un poco menos que si estuvieras cocinando con albahaca fresca.




Procedimiento:

  • Retira las hojas de albahaca del tallo y sumérgelas en agua hirviendo durante 2 segundos.
  • Transfiere las hojas a un baño de hielo.
  • Seca completamente y almacena la albahaca en un recipiente apto para congelación.

3. Haz pure y congela

¿Te gusta la vinagreta de albahaca? Si es así, esta opción es perfecta para ti.

Procedimiento:

  • Retira las hojas de albahaca del tallo, lávalas y sécalas completamente.
  • Usa un procesador de alimentos para hacer puré de las hojas de albahaca fresca con aceite de oliva. Usa 1 cucharada de aceite de oliva por 1 taza de albahaca.
  • Congela el puré de albahaca en una bandeja de cubitos de hielo. Luego guárdalas en una bolsa de plástico con cierre grande o en un recipiente para congelar.

4. Seca las hojas

Dile adiós al pasillo de especias en el supermercado. Seca tu propia albahaca para cocinar. Es bien fácil de hacer.




Procedimiento:

  • Retira las hojas de albahaca del tallo, lávalas y sécalas completamente.
  • Ajusta tu horno a la temperatura más baja. Coloca las hojas de albahaca en una bandeja para hornear forrada de papel pergamino. Luego colócala en la parrilla superior del horno y hornea por 2-4 horas, hasta que las hojas se desmoronen.
  • Retira la albahaca del horno y déjala enfriar. Desmenuza las hojas de albahaca y almacena en recipientes herméticos.

Ya sabes cómo conservar la albahaca fresca durante todo el año. ¿Tienes algún truquito que quieras compartir? Házlo en los comentarios.

Más artículos: 

Recursos: 

Lee también

Comenta

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer mas

error: ¡El contenido está protegido!